23 feb. 2015

El objetivo

-ZM-

No perdería, no lo haré. A pesar de la vida, a pesar de los obstáculos, a pesar de mí.


Respeto

-ZM-

El respeto es la base de la mayoría de las situaciones cotidianas y en él debemos fijarnos para resolverlas si tenemos dudas. 

El respeto te hace ser feliz y hacer feliz a los demás. El respeto a uno mismo te hace sonreír. Respetando a los demás consigues ser el ejemplo de lo que quieres conseguir. 

Respeta a tus amigos siendo su amigo, y a tu rival dando lo mejor de ti. Respeta a tu cuerpo y obtén de vuelta la mejor salud que el azar te permita. 

Respeta a la inteligencia y no la pongas a prueba intentando engañarla con falsos y fáciles trucos, pues pones más fácil que se de el efecto contrario de descubrirse. 

Respeta al reloj y demuéstrale que la puntualidad es fácil de conseguir con un poco de esfuerzo, pues el que espera te mostró respeto a ti cuando lo empezaste a hacer esperar. 

Respeta el esfuerzo que los demás ponen en su vida poniendo tu la misma cantidad como mínimo, para que así su trabajo mejore el tuyo, para que eso en lo que te esfuerzas merezca la pena y lo mejor de ti cada vez. 

Respeta a la noche y al sueño pues entre sueños pasas al menos un tercio de tu vida aunque ni si quiera a veces te acuerdes.  

Respeta al amor, a quien te lo da, a quien lo recibe. Respeta la confianza. Respeta lo individual del conjunto y al conjunto como ser individual para lo bueno y lo malo. Respeta la visión del otro poniéndote en su lugar, pues dar un paso atrás te hace tener mejor perspectiva aunque pienses que podrías caer. 

El respeto te hace comprender algunas de estas lineas aparentemente inconexas y asemejarlas a alguna circunstancia de tu vida.

Respeta a los que respetan y no les entorpezcas para que lo consigan, se consecuente. Respeta al respeto. Respeta.